comunicado de prensa

Nuevo informe del CDC muestra que es menos probable que los profesionales de salud aconsejen a los hispanos que dejen de fumar y que usen tratamientos comprobados para ello

31 de enero de 2020
Washington, DC — “La industria tabacalera gasta más de un millón de dólares por hora para promover productos mortíferos y atraer nuevos clientes. Eso es más de $9,1 billones al año. Según un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), en 2015 era menos probable que se aconsejara a los fumadores hispanos que a los blancos no hispanos que dejen de fumar en citas con profesionales de salud, y también era menos probable que los hispanos usaran tratamientos comprobados para dejar de fumar. Tenemos el compromiso de ayudar a los hispanos que fuman a dejar de hacerlo e instamos a los profesionales de salud a que les ofrezcan a todos sus pacientes asesoría para dejar de fumar, así como servicios clínicos más personalizados”, dijo Jane L. Delgado, Ph.D., M.S., presidenta y directora ejecutiva de la Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos (National Alliance for Hispanic Health), el principal grupo del país que aboga por la salud de los hispanos.
Usando datos reportados por los participantes en la encuesta National Health Interview Survey de 2000-2015, los investigadores compararon tendencias en intentos de dejar de fumar, asesoría sobre cómo hacerlo de profesionales de salud y tratamientos usados para ello (asesoría, medicamentos o ambos) entre fumadores adultos hispanos y blancos no hispanos. En 2015, la probabilidad de que a los fumadores hispanos que fueron a consultas con su profesional de salud en el año anterior se les aconsejara dejar de fumar era 51% más baja que entre los adultos blancos no hispanos. Entre los subgrupos hispanos, la prevalencia de tratamientos contra el tabaquismo entre fumadores hispanos fue significativamente más baja que entre fumadores adultos blancos no hispanos en 2015. Además, ese año, una porción mayor de fumadores hispanos que de blancos no hispanos tuvieron citas con profesionales de salud en las que no se les aconsejó dejar de fumar.

El tabaquismo sigue siendo la principal causa prevenible de muerte y enfermedades en Estados Unidos. Es más probable que dejen de fumar aquellos a quienes un profesional de salud aconseja hacerlo y tomar medicamentos para ello aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), que quienes no reciben asesoría o toman medicamentos. Los profesionales de salud son cruciales para ayudar a disminuir las consecuencias del cáncer y otras disparidades de salud si apoyan a sus pacientes que fuman con consejos para dejar de fumar y les ofrecen tratamientos para ello. La Alianza, por medio de su programa Nuestras Voces, ayuda a conectar a las personas con servicios de despistaje y para dejar de fumar cultural y lingüísticamente apropiados, y ofrece asistencia técnica para eliminar las amenazas del uso de tabaco comercial y el impacto de los diversos tipos de cáncer relacionados al tabaco en comunidades hispanas con escasa atención médica.

Según la Dra. Delgado, “es necesario que nos aseguremos de que los profesionales de salud pregunten a todos sus pacientes sobre la conducta relacionada al tabaquismo para informar a nuestras comunidades sobre el verdadero impacto de fumar, ofrecerles consejos más personalizados para dejar de fumar y asegurar que reciban la ayuda que necesitan para hacerlo. Los consumidores pueden llamar a la línea de ayuda de la Alianza, Su Familia, al 1-866-783-2645 para recibir información sobre maneras de dejar de fumar (incluyendo la línea Déjelo ya), para aprender cómo hablarle a un ser querido sobre dejar de fumar,o para conectarse con servicios de salud en su comunidad local”, concluyó la Dra. Delgado.